jueves, abril 15, 2010

QUE TIEMPOS


Ayer que viajaba por la red me encontré con estas bellezas cuyos trajes me hicieron recordar "Lo que el viento se llevo" si la película por supuesto, pero también hermosos tiempos de infancia, y NO, no por que haya yo vivido en ese tiempo sino por que cuando era yo niña durante las vacaciones hacia mi maleta y me iba al otro lado de la ciudad, (en ese entonces Hermosillo era chiquito había como 5 colonia pero 1 de ellas estaba mas alejada que las demás) y mi amiga a su vez hacia la suya y nos trasladabamos a casa de su abuelita (que para mi que no conocí a las mías era como la mía también) ahí en el patio frontal había un gran árbol de fuego (tabachin) y bajo su sombra una casita de 2 recámaras con su salita y su cocina equipada así como su porche con poltronas al tamaño, era de madera y de tamaño adecuado a nosotras la barríamos y sacudíamos y ahí pasábamos gran parte del día jugando al otro lado del patio había un árbol de hule (no se su nombre real) muy grande donde hacíamos nuestras travesuras y malabarismos, también había una cuerda que hacia las veces de columpio a como disfruté de esos veranos. Desde entonces era de buen comer pues recuerdo que la despensa de la casa era como un pequeño closet, jalabas una cadena y se encendía la luz y ahí por las noches como ratones nos escondíamos a darle mate a las galletas al cereal y todo aquello que se dejase cuando oíamos que alguien se acercaba apagabamos la luz y nos quedabamos calladitas hasta que pasaba el peligro, había un cuarto con camas literas y eso era la gloria, treparse aunque sea para jugar, los baños eran muy grandes y tenían lavamanos con mueble con cajones que en aquel tiempo no cualquiera, era un super lujo. Pero que tiene que ver todo esto con las muñecas ah!! pues que la tía chelo había viajado por las europas y tenia una hermosa colección INTOCABLE por supuesto de muñecas con disfraces de todos los países que había visitado y quizá había alguna con un traje parecido ya que al verlas el tiempo retrocedió en mi mente y los recuerdos se agolparon, y miren que no cuento las peripecias en el supermercado que estaba cruzando la calle, era nuevo y el mas grande de la ciudad se llamaba Maxim, después minimax y luego VH y quedaba en la colonia mas nice de la ciudad la pitic, a que atracones de paletas y nieves nos dimos ahí. Y todo eso el viento se lo llevo....

1 comentario:

Xochilt Lanezi dijo...

qué bonitos recuerdos. Yo creo que mientras tengamos la capacidad de traer esas vivencias al presente a través de la memoria siguen aquí, es como si el viento no se las hubiese llevado.

feliz finde