lunes, noviembre 06, 2006

DIFICULTADES


QUERIDO HIJO:

Mientras vivas en esta casa obedecerás las reglas. Cuando tengas tu casa obedecerás tus propias reglas. Aquí no gobierna la democracia, no hice campaña electoral para ser tu madre: tú no votaste por mí. Somos madre e hijo por la gracia de Dios, y yo acepto respetuosamente el privilegio y la responsabilidad aterradora. Al aceptarla adquiero la obligación de desempeñar el papel de madre.

No soy tu cuate, nuestras edades son muy diferentes. Podemos compartir muchas cosas pero no somos compañeros. Soy tu madre ¡Y eso es cien veces más que un amigo!.

También soy tu amiga, pero estamos en niveles completamente distintos. En esta casa harás lo que yo diga y no debes cuestionarme porque todo lo que yo ordene estará motivado por el amor. Te será difícil comprenderlo hasta que tengas un hijo, mientras tanto confía en mí...
Tu MADRE

Hoy la vida me juega una mala pasada espero que Dios Nuestro Señor y su Santísima Madre me iluminen.

3 comentarios:

Francisco dijo...

¿Se lo dijistes a tu hijo? Parece que son las mismas dificultades que tenemos por acá en casa. Pasa que cuando los hijos se creen grandes...ufff, mejor ni hablemos; "...acuérdate de Acapulco..."

Karen dijo...

¡ánimo mujercita! espero que pronto se resuelvan tus dificultades, te mando un abrazo

Paula460 dijo...

bien hecho! asi se habla.
nada de que somos amigos ni la democracia ni esas cosas. para que las familias funcionen cada quien tiene que cumplir sus roles e ir adecuandose a las etapas del desarrollo en que estamos (tampoco se trata de enviar a la cama a las 8 a un chico de 18 años) pero bien amiga, nadie dijo que esto era facil
no te asustes por los conflictos, tambien son parte del desarrollo y ayudan a los hijos a emprender el vuelo y a los padres a prepararnos para verlos volar.